Una voz en el Tíbet – “Tomorrow never knows” (Lennon-McCartney), The Beatles, álbum Revolver, 1966

revolver

“¿No lograríamos el mismo efecto si me cuelgan con una cuerda y me balancean alrededor del micrófono?”
Insistía Lennon al ingeniero de sonido Geoff Emmerick antes de grabar la pista de voz para “Tomorrow never knows”, pues el beatle tenía en su mente la idea de sonar como el “Dalai Lama desde lo alto  de una montaña”, para su letanía de una nota y ritmo hipnótico.
A pesar de las risas que generó entre sus compañeros la cándida propuesta, Emmerick encontró la respuesta mientras terminaban de montar el loop base de la canción: dos parlantes giratorios y un amplificador dentro de una gran caja de madera componen un sistema conocido como Leslie, al cual estaba conectado un órgano del estudio.  Al pasar el micrófono de John por este sistema y aunque insistió una vez más en que lo colgaran del techo del estudio para girar alrededor del micrófono, Emmerick dió con el sonido que Lennon quería.

“Tomorrow never knows” (Lennon-McCartney), The Beatles, álbum Revolver, 1966

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s