La isla era pequeña, pero en su centro la vegetación…

…y las construcciones de caña se encaramaban por un centro rocoso, como un edificio cavernícola.
Todo era calma y tranquilidad, pero como suele suceder con todo lo bueno, también la vida en la isla cambió abruptamente: 

el horizonte se deformó y una gigantesca ola desdibujó la línea que dividía el cielo del mar… un tsunami de pesadilla: 360 grados de una gigantesca masa de agua se acercaba por todos lados.

Las palpitaciones aumentaban a medida que la muralla crecía y se acercaba, crecía y se acercaba, crecía y se acercaba ¡por todos lados!
La muerte parecía inminente, aún así no hay resignación y aumenta la desesperación y de repente, tal como apareció, la pantagruélica visión del final inminente, ¡Se desvaneció! y la gran ola se desmoronó en un momento.
La alegría era indescriptible, saltos, gritos, incluso lágrimas de emoción.
No duró mucho la celebración… apenas se empezaba a apagar el bramido del mar, se escuchó el sonido inconfundible del rugido del reptil monstruoso.

Godzila, detrás de la ola desmoronada, emergía desde el mar en dirección a la isla…

isla

Guardar

Guardar

Guardar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s